La Ceremonia del Temazcal tiene numerosos efectos positivos y proactivos, pero quizás el más significativo es servir de vehículo a una Enseñanza Ancestral: “El Guerrero mira al miedo a los ojos”. La vivencia da la ocasiòn única de mirar de frente nuestros propios miedos, condiciòn sine qua non para superarlos, porque sólo se vence aquello que se conoce claramente. “Así como en el Temazcal tu cuerpo sudará y ese sudor, proveniente de las capas más profundas de tu piel, para caer en brazos de la Madre Tierra deberá pasar primero por los poros de tu piel, en el Temazcal también sudará tu Espírtitu. Al sudor de tu Espíritu le llamamos Miedos. Y este sudor, proveniente de las capas más profundas de tu Espíritu, para caer en brazos de la Madre Tierra tiene que pasar primero por la piel de aquél: tienes que darte cuenta que tienes miedo, tienes que darte cuenta que estás asustado”.
Esto es Huehutlatolli, palabra de los Ancestros.

Anuncios