menstruaciònEs una pregunta recurrente que se nos hace. ¿Puede la mujer en su período participar de un Temazcal?. Aún más: conocemos muchos espacios donde no se les permite acceder, o se les distingue con un lazo rojo en una pierna o un brazo. En nuestro linaje, no sólo pueden: honran al temazcal. La idea de la mujer menstruando que no puede hacerlo (o es “marcada” con ese lazo rojo) se asocia a la supuesta “impureza” de la regla, y eso es una infección judeocristiana en el saber ancestral. Y honran al temazcal -precisamente, al epítome simbólico de la Madre Tierra generatriz- porque su condiciòn es icónica: las distingue de los hombres como “dadoras de vida”. Y por esa razón, nosotros, en nuestros temazcles guerreros, en la primera puerta, colocamos dos “abuelitas” (piedras calentadas al fuego) a un lado del ombligo y dos de los hombres presentes las arrojamos a aquél con nuestras manos, ofrendando así nuestro dolor (o miedo al dolor) como homenaje al sufrimiento con que las mujeres dan vida.

Anuncios