LA PIRÁMIDE CIRCULAR DE CUICUILCO Y EL MUNDO SUBTERRÁNEO

Escribe Gustavo Fernández

Hecatombre de Cuicuilco, versiòn artística en el Museo de Sitio

Hecatombre de Cuicuilco, versiòn artística en el Museo de Sitio

“Las ruinas del santuario del dios del fuego fueron destruidas por el fuego. En un alba sin pájaros el mago vio cernirse contra los muros el incendio concéntrico. Por un instante, pensó refugiarse en las aguas, pero luego comprendió que la muerte venía a coronar su vejez y a absolverlo de sus trabajos. Caminó contra los jirones de fuego. Éstos no mordieron su carne, éstos lo acariciaron y lo inundaron sin calor y sin combustión. Con alivio, con humillación, con terror, comprendió que él también era una apariencia, que otro estaba soñándolo.”

“Las ruinas circulares” – Jorge Luis Borges

El Xitle

El Xitle

Estaba de pie al borde del cráter del Xitle, el engañoso pequeño volcán allí, en la sierra de Ajusco, cerniéndose casi sobre el Distrito Federal de México. Acaba de ascender, bañado en sudor, los casi cincuenta metros que me habían permitido –escondiéndome de los guardias forestales que ocasionalmente podrían acertar a allegarse- hollar el fondo del mismo y hacerme con algunos trozos dispersos de obsidiana. Ahora, mientras recuperaba el resuello –tal vez más

El borde del cráter, a lo lejos, el DF

El borde del cráter, a lo lejos, el DF

por la adrenalina de haber hecho algo indebido que por el esfuerzo- pensaba en ese asentamiento humano prehispánico que una dubitativa erupciòn de este volcán que acaba de mancillar había sepultado en lava: Cuicuilco.

El interior del cráter

El interior del cráter

Si uno “googlea” el término, encuentra dos constantes. Una, la que sitúa cronológicamente esa erupciòn en algún momento entre el año 200 A.C. y 400 D.C. La otra, la que ubica a la pirámide circular de Cuicuilco como única en su tipo en Mesoamérica. Ambas referencias, aún por “instaladas” son seguramente erróneas. De hecho, en el mismo Museo de Sitio de Cuicuilco se señala que si bien la última erupciòn del volcán es de esas fechas –sumamente ambiguas, debemos admitir- no se está seguro que sea la que sepultó al centro ceremonial. Aún más, es posible admitir que hubo dos erupciones. Una primigenia, que lo sepultara parcialmente y despoblara, y una segunda que terminara por cubrirlo. Pero el asombro salta a la vista cuando nos preguntamos cuándo habría sido la primera: tal vez, alrededor del 10.000 A.C. Si ésta es la que sepulta Cuicuilco, estamos ante uno de los más antiguos asentamientos cosmopolitas de la Tierra, y la Historia oficial se va al traste. Pero redoblamos nuestra apuesta y terminamos por arrumbar en el desván de los datos erróneos toda la información “clásica” cuando descubrimos que pirámides circulares –si bien más pequeñas- son aún perfectamente relevables en otro punto del estado de

Vista aérea en la década de 1950

Vista aérea en la década de 1950

México: Papalotla. Sí, allí donde en un estudio anterior (ver aquí) señalamos como uno de los sitios habitacionales con presencia societaria constante más antiguos del planeta.

El enigma se profundiza cuando advertimos que no se sabe a ciencia cierta quiénes fueron los “cuicuilcanos”. Que su decadencia –oficial- haya coincidido con el surgimiento de Teotihuacán lleva a preguntarse si no se habría tratado de un centro ceremonial tolteca (o si esta población fue acogida y absorbida por esa presunta “primera capital del imperio tolteca”. En nuestros numerosos viajes a México hemos reafirmado nuestra convicción que los Toltecas no eran ni una etnia independiente ni una “cultura” por sí misma, sino una gran Hermandad (de tipo iniciático) omnipresente entre distintos horizontes civilizatorios del Anahuac. Su organización vital en “Guerreros Águila”, “Guerreros Jaguar” y “Guerreros Serpiente” (a los que habría que añadir la esotérica y aún casi desconocida orden de los “Guerreros Colibrí”) refuerza esta idea. El punto es que es significativo que durante el apogeo de la “cultura tolteca” es que se populariza el templo (o pirámide) circular en honor a

Fosos de agua rodean a Cuicuilco

Fosos de agua rodean a Cuicuilco

Ehecátl, mal llamado “dios del viento”. Y decimos “mal llamado” porque –como hemos explicado en detalle- los Toltecas en particular (y los mexicas en general) eran absolutamente monoteístas. Su pretendido politeísmo es otra de las mentiras deformantes de la historia académica que preserva el “status quo” de la sociedad conquistadora. Y dedicaremos amplios espacios a ello aquí, y a los interesados remitimos a la lectura de nuestros trabajos sobre el particular. Baste ahora señalar que es posible que el así llamado “politeísmo” pueda haber sido el resultado de la vulgarización, en capas inferiores de la población, de conocimientos superiores de orden hermético. De modo afín como la gente devota pero con poca formación teológica, al ingresar a una iglesia católica, toca aún el interior de las pilas bautismales antes de santiguarse aún cuando la misma esté vacía; o apoya su mano sobre la imagen religiosa –o sobre el cristal que protege la misma- como si de esa forma se “cargara” de

emplo a Ehecatl en Xochitecatl

Templo a Ehecatl en Xochitecatl

algún efluvio espiritual. El templo circular fue tan habitual que, incluso, en la apertura del Metro en el México DF se toparon con uno (y lo preservaron).

¿Quién era Ehecatl, entonces?. Así como “Quetzalcoatl” era la “emanación” divina que se cristaliza en Inteligencia, Tezcatlipoca refleja la

Templo a Ehecatl en el Metro del DF

Templo a Ehecatl en el Metro del DF

Intuiciòn y la Memoria, Huizilopochtli la Voluntad y Xipec Totec la Acciòn Creativa, Ehecatl representa la Palabra Creadora. Encontramos un sucedáneo de esta idea en el Ruah Elohim de la Kabbalah judía, en aquél “Y Dios dijo: “Hágase la Luz” (Dios “dijo”: no batió palmas o hizo chasquear los dedos). De donde los “templos a Ehecatl” no serían, en puridad, templos al “dios del viento”, sino centros ceremoniales para honrar el Poder de la Palabra. Que en este contexto, es comprender –como los Sephirot del Árbol de la Vida de la Kabbalah- que nuestras virtudes y cualidades son “emanaciones” de Ipalnemouane (“Aquél Por lo que Existimos”, en el decir tolteca) o del “Ain Soph Aur” (“La Corona Áurea”, en el decir cabalístico). Sitios de meditaciòn. De trabajo espiritual. De Alquimia.

Pero esto sería así dentro de la cosmopercepciòn Tolteca. Ignoramos, aún extrapolando, si éste era el sentido de los “cuicuilcanos”. Porque su pirámide circular encierra otros misterios que no tienen los templos circulares toltecas. En efecto, hay un mundo subterráneo bajo la pirámide de Cuicuilco.
Debemos tener presente que quizás nunca sabremos lo que verdaderamente ocultan las ruinas. Llámase El Pedregal a una extensa área colindante con la pirámide y que está formada por la lava solidificada del Xitle, que en algunos puntos alcanza los cuatro metros de altura. Esa avalancha de lava sepultó las edificaciones superficiales

Fosos que se prolongan en pasadizos subterráneos

Fosos que se prolongan en pasadizos subterráneos

–que sólo en parte, dadas las dificultades técnicas y el presupuesto siempre escaso han comenzado a excavarse- y, sin duda, se derramó bajo la superficie en los hipogeos. Pero lo poco recuperado, cámaras, pasadizos, amplios túneles nos demuestran la extensión y complejidad de ese mundo subterráneo. Llama la atención que en ellos literalmente no se ha encontrado talla, efigie ni grafía alguna, lo que hace pensar más en

En la cima, el descenso al interior

En la cima, el descenso al interior

una razón de ser funcional que simbólica o devocional. Y también debe tenerse en cuenta que en la periferia del sitio arqueológico se encuentran muchas edificaciones urbanas –el edificio de Telmex, la ex Villa Olímpica, hoy conjuntos habitacionales- que dificultan aún más el progreso de las investigaciones ya que, obviamente, no se permitirá erradicarlas al sólo efecto de excavar el suelo.

Me resultó enormemente sugestivo, al ubicarme en la cima de la pirámide, observar que comienza a descender hacia un profundo foso circular –cuya profundidad aún no se ha determinado- Esto hace que el conjunto tenga todo el aspecto aparente de un volcán artificial. Y recordé los comentarios de Hernán Cortés, quien refería que, a poco de llegar por primera vez a la regiòn, y al ascender a lo alto de una de las pirámides –presumiblemente la del Templo Mayor en Tenochtitlán- observó a su alrededor lo que en principio le pareciò un “mar de volcanes”: por todo a lo amplio del valle se distinguían “pequeñas montañas humeantes”. Pronto supo que se trataba de pirámides, en cuyas cimas se encendían permanentemente fuegos “para el perpetuo recordatorio de su tierra de origen”.
Esto es aleccionador. La “tierra de origen” era entonces un país fuertemente volcánico (el centro de México también lo es, pero allí no habría nada que “recordar” si ese

Cámatas subterráneas cubiertas por la lava

Cámatas subterráneas cubiertas por la lava

Pasadizos aún inaccesibles

Pasadizos aún inaccesibles

fuera su lugar ancestral, precisamente porque estaban allí). Y “rodeado de agua”: los muros de Teotihuacan, de Xichocalco y otros sitios están cubiertos de alegorías marinas. Al pie de las imágenes de Quetzalcoatl se hacían masivas ofrendas de caracolas traídas desde las costas atlántica o pacífica. Y se buscaba crear cursos de agua que rodearan a las pirámides (esto se ve claramente en Cuicuilco) y no como sistema de irrigaciòn (o, en todo caso, “además de…”) sino para indicar, claramente, que su país de origen, montañoso, estaba rodeado por agua.
País volcánico. Rodeado de agua.
La Atlántida.

Más pasadizos

Más pasadizos

Desde un lateral, la pirámide

Desde un lateral, la pirámide

El avance de la ciudad es una metáfora de una nueva marea de lava que sepulta Cuicuilco

El avance de la ciudad es una metáfora de una nueva marea de lava que sepulta Cuicuilco

Nunca se interrumpió el sentido sagrado del lugar

Nunca se interrumpió el sentido sagrado del lugar

Nunca se interrumpió el sentido sagrado del lugar

Nunca se interrumpió el sentido sagrado del lugar

Más pasadizos

Más pasadizos

Anuncios

7 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Romina Ezquivelmartinez
    Abr 04, 2014 @ 22:05:39

    Me, gusto mucho gracias

    Responder

  2. Sergio Truffello
    Abr 05, 2014 @ 12:47:48

    Ese diseño circular de la pirámide me hizo recordar el sensor de Pat Flanagan, con sus discos concéntricos, autor de El Poder de las Pirámides y otras obras, que eleva el poder de las formas cónicas a la altura de las pirámides tradicionales.

    Responder

  3. ulises
    Abr 05, 2014 @ 13:02:27

    No son “camatas” ni “pasadizos” extraños, son obras que se hicieron para el museo de sitio (que estuvo allí en los años 80’s o 90’s)

    Responder

  4. EFREN
    Abr 05, 2014 @ 13:52:24

    SR. GUSTAVO ESTO ES IMPRESIONANTE
    NOS GUSTARIA VER SU OPINION DE TEOTHIHUACAN SEGUN LAS EXCAVACIONES EXISTEN VARIOS NIVELES DE RELIQUIAS ARQUEOLOGICAS QUE TAN ANTIGUAS SON
    EFREN B. CHICAGO
    SOY ALGO IGNORANTE A ESCRITO ALGUN LIBRO

    Responder

  5. Jaime Navas Castellón
    Abr 05, 2014 @ 13:54:08

    muy interesante y bien documentado

    Responder

  6. claudio
    Abr 05, 2014 @ 16:03:52

    muy buena nota, Cuicuilco fue el comienzo en mi peregrinar por mis raíces toltecas, aún sin saberlo! Abrazo desde Uruguay

    Responder

  7. Mapi
    Abr 11, 2014 @ 10:08:37

    Es maravilloso aprender sobre una cultura que sin saber porqué se lleva en el alma

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Facebook de Gustavo Fernández

A %d blogueros les gusta esto: