Estas pocas líneas no ameritan quizás más atención que la de una meditación reposada. O la estridencia foquista de un grito de alarma. Tómese como se quiera, pero tómese. Porque, de lo contrario, lo que genéricamente llamamos “Chamanismo” (por extensión; el rescate de la Sabiduría Ancestral) corre un riesgo no menor. ¿Acaso no han advertido ustedes, cuando navegan entre tanto sitio, escuchan a tanto transmisor de conocimientos, leen tantas publicaciones, que una parte sensible de quienes tienen en sus manos la perpetuación de ese Conocimiento está haciendo más hincapié en los rituales que en las esencias, en el continente que en el contenido?. Que si el temazcal tiene que tener una puerta, cuatro u ocho. Que si te pones una cinta roja en la cabeza o en la pierna. Que si saludas a cuatro rumbos o a seis. Que si giras a la derecha o a la izquierda… Esta misma nota fue disparada por un anuncio que leí por ahí sobre fabricación de tambores chamánicos, y el comentario hablaba más de los rituales que deben realizarse que de la fabricación en sí. Claro que me queda claro (valga la redundancia) que el ritual, cualquier ritual, es la densificación en el plano material de contenidos de los planos sutiles, y debe ser atendido. Pero no puedo evitar pensar también, con cierta ironía, que todo ritual es “aceptable” por “incomprobable” mientras que el tambor material, o suena bien o no suena, mientras que el temazcal, material, o se calienta o no…

Hermanos del Camino: miren a la Iglesia Católica. Por años se ha señalado que una de sus grandes falencias ha sido, precisamente, haber puesto tanto tiempo, tanta exigencia, tanta energía en la puntillosidad barroca de sus rituales que ha perdido su esencia. Comparen esta Iglesia Cató0lica con la comunidad que creó Jesús. Pero ellos ocuparon unos dos mil años en desviarme de su camino original. El actual Chamanismo, en cambio, lo está haciendo a velocidad Warp…

Hermanos del Camino: aprendamos de tanto aprendiz de hechicero que cree que cuanto más vestidura ancestral se pone, más accesorios naturalistas mete en su morral más “chamán” parece. Y ante la exigencia de las vivencias, corre olvidando todo ello. Y está bien que así sea: la Sabiduría Ancestral pura es apenas un puñado de verdades y un puñado de prácticas. Que, como buenos puñados, deben caber en los puños. Lo que sobre, es superfluo. Decorativo. Bijouterie espiritual.

Hermanos del Camino: aprendamos de tanto “chamán urbano” que sostiene que en un apartamentito confortable con aire acondicionado y música funcional se hace Chamanismo mientras se toca una flauta, se ciñe una cuerda en los cabellos y se golpea un tambor. “Chamanes urbanos” de amplia difusión en esta sociedad cosmopolita son como autoproclamados prelados cardenalicios, los obesos purpurados de los Pueblos Originarios….

Anuncios