EXISTEN PIRÁMIDES EN ARGENTINA

    Las ásperas sogas ya mordían las carnes de mis muñecas y tobillos cuando traté de apoyar mejor mi espalda sobre la húmeda y extrañamente rojiza piedra. Acalambrado, sudoroso y con miedo, luché inútilmente una vez más, tratando de escapar de los nudos que me mantenían maniatado, antes de que el sol del amanecer asomara por entre los picos gemelos del oeste.
    Sentía, más que escuchaba, la opresiva presencia de la multitud, expectante y festiva, aglomerada al pie de la escalinata de piedra y veinte metros por debajo del altar. El sol apareció entonces, y un rugido del pueblo recibió su presencia. Con la sangre golpeándome las sienes, tironeé una y otra vez mis ataduras mientras la sombra del sacerdote sacrificador, con el “tumi” –el cuchillo ceremonial de hoja filosa, semicircular– levantado en la diestra, ya caía sobre mi pecho. Sus ojos, febriles de “cebil”, la sagrada planta alucinógena, buscaban mi corazón para propiciar a Pachamama, la diosa de la fertilidad. Y con la velocidad del rayo descargó el golpe sobre mi cuerpo, mientras mi terror se fundía con el último grito.
    Fue el grito –creo que no otra cosa– lo que me despertó, sentado en la bolsa de dormir y la frente y las manos perladas de sudor. Temblando, humedecí mi boca con un sorbo de agua de la caramañola y me incliné para abrir la entrada de la carpa. Afuera, la luna brillaba fantasmal sobre el ruinoso y desierto centro ceremonial indígena, en ese pequeño valle perdido entre montañas al noroeste de la provincia argentina de Catamarca, donde había acampado. El sueño –gracias a Dios, sólo se trataba de eso– había sido necesaria consecuencia de las sorpresas de las últimas horas: descubrir que en nuestro país, pirámides, prácticas de hechicería con drogas , también eran parte de nuestra historia.
¿Hubo una “civilización de las pirámides” sobre el planeta?
    Cuando uno habla de pirámides, inexcusablemente se piensa en Egipto o en México que son, cuanto menos turísticamente, las conocidas por el común de la gente. Pero a poco de andar en estos temas, uno encuentra con sorpresa que pirámides –ciertamente, de distintas alturas y complejidades– las hubo sobre toda la faz del planeta: China, Perú, Tailandia, Islas Canarias, Mongolia, Zimbabwe… Incluso, se afirma que al norte del Brasil, en las espesuras vírgenes del Matto Grosso, observadores aéreos han divisado en medio de la selva tres gigantescas construcciones de este tipo.
    El tema de las pirámides es en sí una caja de sorpresas. En contra de lo que popularmente se cree, por ejemplo, la pirámide más gigantesca no es egipcia –la de Keops– sino mexicana –la de Cholula–. Mientras que la primera tiene una altura de ciento cincuenta metros y doscientos metros de lado, su adláter americana tiene… doscientos cincuenta metros de altura y cuatrocientos cincuenta de lado. Monstruosa edificación que permitiría, prácticamente, colocar cuatro “Keops” en su interior, con el agravante de estar construída en una de las selvas más mortales del mundo.
    El uso que les haya sido dado también es motivo de especulaciones. Una cosa es cierta: por lo general no fueron tumbas, el cual es otro de los mitos creados en torno a ellas. La de Keops, volviendo al caso, se llama así por –hipotéticamente y según la arqueología oficial– haber sido levantada durante el reinado de ese faraón y no por la suposición, sin mucho fundamento más allá del especulativo, de haber sido su tumba, la cual, precisamente, ha sido descubierta doscientos kilómetros más al sur. Gran biblioteca de piedra, observatorio astronómico o centro esotérico de iniciación, practicamente todas las hipótesis pueden aplicársele.
    Finalmente, está el misterio –en realidad, una colección de ellos– de su ingeniería. Desde Herodoto –el así llamado “padre de la Historia”– hacia aquí, incontables generaciones de intelectuales se han devanado los sesos tratando de explicar cómo fueron hechas. Y al día de hoy, la mayoría de esas “explicaciones” siguen siendo improbables. El problema comienza cuando algún arqueólogo o historiador cree “descubrir” –yo diría “inventar”– una técnica de construcción piramidal, que parece muy simpática en el papel pero, dado que la mayoría de esos especialistas ignoran por completo física, matemática, cálculo de resistencia de materiales y un largo etcétera, sus respuestas no pasan nunca a demostrarse en la práctica.
Aquí están, éstas son
    Los que desde hace años nos venimos dedicando al estudio de estos enigmas, tropezamos a veces con cosas curiosas; en mi caso, por ejemplo, advertir que en medios periodísticos desde 1989 estaba circulando la versión de que en el norte de nuestro país –más concretamente, en las localidades catamarqueñas de Santa María y Andalgalá– habrían sido descubiertas pirámides escalonadas, asociadas a centros de culto religiosos diaguitas, calchaquíes e incas y, en contra de lo que pareciera dictar el sentido común, ninguno de mis colegas se había tomado el trabajo de verificar la información. Pero mucha más sorpresa me causó comprobar la desidia, indiferencia o llámenle como quieran, de los mismos arqueólogos –o tal vez debería escribir “algunos arqueólogos”– que, conocedores de su existencia, minimizan su importancia o no incentivan a las autoridades responsables a explotar adecuadamente tales riquezas culturales de nuestra tierra.
    En parte, quizás tengan razón. El turista es, casi por naturaleza, un depredador, y las visitas de contingentes con camisas floreadas, sombrillas y cámaras fotográficas a tales lugares podría acabar rápidamente con ellas (¿imaginan a cada visitante llevándose una piedrita de recuerdo?) además de dañar ecológicamente el delicado equilibrio de esos sistemas. Pero el turismo también genera ingresos que, sabiamente administrados -aunque se pone bravo este asunto con la corruptela imperante- pueden aplicarse a la preservación de esos lugares.
    ¿Sabían que en todo el NOA (Noroeste Argentino) hay más de trescientos (sí, 300) yacimientos arqueológicos?. ¿Sabían que en Catamarca existe una ciudadela entre las montañas que nada tiene que envidiarle al Machu Pichu peruano, excepto quizás la inteligente difusión dada a éste último?. ¿Aparece en nuestros libros de Historia que toda esa región, desde principios de nuestra era hasta la llegada –más que destructiva– de los conquistadores, fue el centro de una avanzada cultura, social, técnica y religiosamente hablando, con caminos, fortificaciones defensivas, plazas y mercados que reunían en las festividades a trescientas mil personas, hospitales públicos, médicos, funcionarios administrativos eficientes, granjas comunitarias, sistemas de riego gratuitos, observatorios astronómicos, escuelas?.
    Nuestros indígenas, ciertamente, no eran “salvajes”. Y aún sus costumbres, que hoy pueden parecernos chocantes,  tienen su  explicación.   El consumo de plantas alucinógenas por ejemplo, no era un vicio social –como ocurre en nuestra orgullosa civilización– sino una práctica reservada a unos pocos hombres y mujeres preparados y en ocasiones especiales, para experimentar estados alterados de consciencia, acceder así a “otra” realidad y transformarse en portavoces de los dioses. El canibalismo no era simplemente la costumbre de masticarse al vecino. Se trataba de prisioneros de guerra, consagrados y tratados con sumo respeto durante un año –generalmente, caciques enemigos– a los que una vez sacrificados les eran extraídos cerebro, corazón y testículos, comidos éstos por los gobernantes. ¿La razón?. Más allá de la repugnancia que podemos sentir, seríamos injustos en no reconocer que se trataba de un verdadero homenaje al enemigo, porque lo que se buscaba era incorporar las cualidades de virilidad (testículos), coraje (corazón) e inteligencia (cerebro) del contrario. Pregunta: ¿quién es más respetuoso con el enemigo; aquellos antepasados nuestros que aún en la guerra reconocían así las virtudes del enemigo, o nosotros, en nuestras “guerras civilizadas” en que dejamos pudriéndose los cadáveres de los combatientes del otro bando y nos mofamos de ellos?.
    Los grandes centros poblados de esas culturas tenían, todos, sus propios lugares de culto. Constituían agrupaciones de grandes piezas amuralladas (como las de Hualfín y Shincal) con habitaciones para los sacerdotes, despensa para los peregrinos y dormitorios, “cuartos de sudar” (una ocupación imprescindible como parte del proceso de purificación, y similares a nuestros baños sauna) oratorios y, finalmente, los “ñuñus”: pirámides escalonadas, de dos, tres y hasta cuatro niveles, construídas de tierra (similares, en ese sentido, a los “mounds” estadounidenses que imitan figuras animales de gigantescas proporciones) asentadas con lajas de piedra, de entre quince y veinte metros de altura, en la cima de las cuales se impetraba a los dioses o se sacrificaban prisioneros.
    De una antigüedad de entre seiscientos y ochocientos años, quedan restos de ellas en las dos localidades ya citadas. Digo restos porque, a través del tiempo, fueron concienzudamente destruídas. Primero por “vasijeros” o buscadores de tesoros reales o imaginarios que las han venido excavando desde los tiempos de la conquista; luego por habitantes de la zona, puesteros y arrieros en su mayoría, que han retirado las grandes piedras que las cubrían para sus particulares necesidades dejándolas así expuestas a la acción erosionante de los vientos (que hay que verlos soplar en la región) y finalmente por algunos sacerdotes católicos celosos de su oficio que aplicaron el criterio de que destruyendo los lugares de reunión religiosa de los nativos, irían así destruyendo el corazón de sus propias creencias. Hoy en día de estos “ñuñus” o pirámides sólo sobreviven, en parte, los niveles inferiores. empero, la magnificencia de la superficie cubierta, la soledad y lo desértico del paisaje, la altura (donde hasta respirar se hace trabajoso, y cuánto más lo sería acarreando semejantes piedras) todo se conjuga para pasmar de admiración al viajero, ante la perseverancia, el tesón y la inteligencia de los aborígenes.
A modo de conclusión
    ¿Cuál es, más allá del antropológico, el verdadero valor de haber constatado la existencia de pirámides en Argentina?. Exactamente, romper con dos conceptos que parecen transpirar de los manuales escolares: que antes de la colonia y la organización política de nuestro país, estas tierras estaban sólo habitadas por indígenas primitivos, bárbaros y, si se quiere, hasta aislados culturalmente del mundo. Personalmente creo que tal concepto es uno más del imperialismo intelectual al que se ha visto reiteradamente sometida nuestra identidad; si lo aceptamos, en consecuencia todo lo que venga de afuera será mejor y si por “accidente” se pierde o destruye lo autóctono, bueno, las pérdidas no serán de lamentar.
    Los “ñuñus” y sus cultos asociados demuestran otras cosas: quizás tardíamente sí, pero ya conocen aquello de “más vale tarde…”, nuestros pueblos precolombinos se integran a un intercambio de conocimientos que muchos siglos antes había comenzado en Asia, Africa, pasó luego a Mesoamérica (fíjense qué curioso; en el único lugar de Europa donde hay restos de pirámides es en las islas Canarias, según algunos investigadores vinculadas a América a través del desaparecido puente de la Atlántida) y de ahí a Sudamérica llegando a nuestras latitudes. Conocimientos que reflejaban en un tipo de construcción (las pirámides) toda una simbología común; el acceder a otras dimensiones mediante el shamanismo de la droga, el culto al tigre (el puma, asimilable al jaguar, en nuestras latitudes) y el dragón (aquí, la serpiente) algo que existe desde China hasta la Argentina primitiva, el conocimiento de que ciertos lugares geográficos en las montañas tienen una “energía especial”, una fuerza telúrica que los hace obvios puntos de concentración ceremonial: en este sentido, nos comentaba en la ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca el arqueólogo Nicolás de la Fuente que cerca de Ancasti él ha descubierto un centro religioso impresionante, con farallones de piedra cubiertos de miles de pinturas rupestres religiosas.
    A muchos kilómetros de distancia desde donde estoy escribiendo estas líneas, y a mil metros de altura, en una pequeña meseta perdida entre montañas no lejos de Santa María, un centro ceremonial con su pirámide vuelve a dormir el sueño de milenios después de haber sido perturbado por unos pocos aventureros (como, si se quiere, es mi caso) que se atrevieron a llegar hasta allí bajo un sol achicharrante y sin una gota de agua en decenas de kilómetros a la redonda. El descubrimiento que en 1989 anunciara el historiador Rubén Quiroga, director del Museo Antropológico de Santa María, vuelve a ser cubierto por el manto del olvido. Pirámides, la experiencia psicodélica de la droga sagrada, desde el “peyote” mexicano hasta el “cebil” local, remembranzas de noches iluminadas por antorchas donde en la gran plaza un hombre con piel de jaguar y una mujer cubierta con los cueros de muchas serpientes bailan una hermética danza de guerra mitológica cuyos oscuros orígenes se pierden en la noche de los tiempos.
    ¿Qué significan esas “escaleras al cielo”?. ¿Qué quieren transmitirnos, aun hoy, los pocos sobrevivientes del culto al tigre y la serpiente (y no puedo dejar de pensar en los brazos quemados del “pequeño saltamontes” de la serie “Kung Fu”)?. ¿Qué puertas cósmicas habrían los alucinógenos ciertas noches del año en ciertos lugares de la montaña?. No lo sé. Sólo puedo decir que luego de varios días de caminar entre las ruinas y dormir solitario en el corazón de esos lugares, serán muchas las otras noches en que, como un mensaje cifrado llegando a través de las brumas del sueño, despertaré sintiendo la proximidad del “tumi” a mi pecho, escuchando a la multitud, en comunión religiosa, murmurando plegarias muchos metros por debajo, y esperando el minuto último del primer rayo del sol asomando sobre el horizonte.
Anuncios

35 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. amanda
    Oct 22, 2011 @ 22:50:41

    FELICITACIONES MUY BUENAS INFORMACIONES, GRACIAS . PUEDO REENVIAR? CON CARIÑO
    AMANDA
    22/10/11 HS 22:49P.M

    Responder

  2. Antonio Jimenez Lara
    Oct 23, 2011 @ 00:20:22

    Como siempre un excelente trabajo! un gran abrazo desde México Saludos!

    Responder

  3. El Día que Ellos vuelvan
    Oct 23, 2011 @ 03:41:14

    Gustavo, muy interesante y excelentemente redactado tu artículo. Este tema me interesa desde hace mucho porque una experiencia que tuve con el periodista Francisco Checchi respecto de este tema me marcó para siempre. Supongo que conoces a Francisco, él formó un controversial grupo de contactados llamado Grupo Alfa. En aquella época (1987) hacía poco que él había formado su grupo y que daba sus conferencias en Buenos Aires, a las cuales yo acudía asiduamente. Un día me lo encontré casualmente caminando por la ciudad y cuando literalmente tropezamos el uno con el otro, nos reimos de aquella forma de encontrarnos y terminamos charlando en su departamento. Entre otras cosas de las que charlamos referente a los temas que él tocaba en sus conferencias, me habló del sitio que habían descubierto en Catamarca (La Dorada) donde según él llegaron gracias a seguir un mensaje de ‘contacto’. Me mostró fotos del sitio y entre ellas había una que me llamó mucho la atención; era una foto aérea de la zona de montaña donde podía verse con mucha claridad la forma de una pirámide rodeada por un rio que se bifurcaba para rodearla y seguir luego su curso convergiendo. Como si el rio abrazase la pirámide. La formación era bien clara, pero me di cuenta que era posible divisar su forma piramidal justamente por tratarse de una foto aérea, ya que la espesura de la vegetación que la cubría haría muy difícil distinguirla desde tierra. Cuando le pregunté cómo había conseguido esa foto, Checchi me dijo que se la había dado un piloto de la fuerza aérea. Todo quedó allí, yo no pregunté más y él tampoco me contó más. Curiosamente yo asistí a unas pocas conferencias más que Francisco dió pero pronto sentí que su enfoque en el grupo se había tornado casi una religión y dejé de verlo. No lo juzgaba por eso, simplemente no me sentía en frecuencia de entrar en su círculo. Pasaron muchos años, y a principios de este año lo encontré por Facebook. Intercambiamos algunos mensajes y muy pronto le escribí a su e-mail para recordarle aquella foto de la pirámide. Le dije que estaba interesado en el tema y si él podría enviarme la foto por e-mail; además le pregunté concretamente si sabía las coordenadas del sitio en esa foto y si tenía conocimiento de que algún arqueólogo hubiera investigado el lugar. La única respuesta que recibí fue que no encontraba la foto pues tiene tantas fotografías que ni recuerda dónde la guardó. (…) Poco tiempo después volví a escribirle insistiendo que era muy importante para mí conocer al menos las coordenadas o al menos la zona donde había sido tomda la foto. Nunca me respondió.
    He pasado noches y largas horas buscando el sitio en Google Earth, pero además de que es casi como buscar una aguja en un pajar, Google Earth no tiene actualizada la alta definición en muchas partes de la provincia de Catamarca. Me gustaría saber si tienes conocimiento de una pirámide con esas características geográficas que he descrito. Desde ya quiero enfatizar que su forma piramidal era perfecta, pero tapizada de vegetación. Te envío un gran saludo. (hace 10 años vivo en Puerto Rico) mi e-mail es rudyeres@yahoo.com.ar

    Responder

    • Gustavo Fernández
      Oct 23, 2011 @ 11:08:13

      Hola amigo, cómo estás:
      Bien, hay varias aristas que comentar respecto a tu referencia. No só9lo conozco a Francisco, hará unos 30 años fuimos socios en un instituto de enseñanza -inmediatamente antes que, como bien decís, tomara un sesgo casi místico- y nos encontramos esporádicamente varias verces en estos años. Por su parte, nunca me comentó el caso que citas, pero no me extrañaría: cuandoe stuve en Catamarca días antes de la experiencia que narro en el artículo, concurrí a la Facultad de Arqueología de la universidad provincial, y recuerdo que me mostraron una fotografía -de la que no me permitieron tomar copia- que exhibía un montículo piramidal…. quizás el mismo que tú citas. No me diron más precisiones; sólo me dijeron que la riqueza del lugar rivaloizaría con Macchu Picchu (?). Era evidente que tenían un celo casi posesivo sobre el sitio y erta también evidente que preferían que permaneciera “perdido” del conocimiento público antes que el crédito (y lops dividendos) se los llevaran otros… En lo personal, volver a la zona y profundizar sigue siendo uno de mis ítems pendientes…
      Un abrazo

      Responder

      • El Día que Ellos vuelvan
        Oct 24, 2011 @ 15:06:45

        Gracias por contestar Gustavo. Es realmente asombroso lo que me contás respecto a la foto que te mostraron, parece que existe indudablemente un círculo de arqueólogos y estudiantes que saben que esas pirámides están ahí pero por lo que veo tienen el sitio secuestrado. Esto es una aberración, porque esas ruinas no les pertenecen sino que es patrimonio de todos los argentinos e incluso deberían ser patrimonio de la humanidad. Como alguien comentó más abajo, auyentar la posibilidad de crear un sitio turístico me parece una exxcusa muy pobre porque ese mismo turismo bien contenido es el que permitiría conseguir los fondos para acelerar los trabajos de campo. Imaginate si en verdad esas ruinas nada tuvieran que envidiarle a Machu Pichu? no sólo le brindaríamos al mundo la posibilidad de conocer algo único debajo del trópico de Capricornio sino que le daríamos a esa provincia una afluencia de turismo de nivel mundial. Pero bueno, allá ellos.. no los entiendo. Sin embargo deberíamos buscar la manera de presionar para que eso ocurra, no se, quizás a través de algún organismo internacional.. después de todo quienes están escondiendo estas cosas no son dueños de nada. Estaré atento a tu blog por si tienes alguna novedad. Un gran abrazo mi amigo.

      • Gustavo Fernández
        Oct 24, 2011 @ 20:21:53

        El tema de presionar…. hum, sopy bastante escéptico en cuanto a los resultados de toda acciòn “política”. Yo elegiría un camino más expeditivo: grupos privados que “por la suya” busquen el lugar y lo difundan masivamente.
        Abrazo!

    • Fernando Badaracco
      Abr 27, 2016 @ 15:11:49

      hola, luego de leer todo el artículo y sus comentarios, visité otras páginas sobre este tema y te dejo un enlace a una de ellas donde dicen que una de las piramides descubiertas estaba tapada por mucha vegetación!! Espero sea de tu utilidad! Saludos,

      Fernando.

      Responder

  4. Richard Karlen
    Oct 23, 2011 @ 07:59:35

    Muy Bueno Gustavo, exelente investigación , un fraterno abrazo Richard Karlen

    Responder

  5. NiceArtLife.com
    Oct 23, 2011 @ 12:25:26

    Muy interesante, buen articulo!

    Responder

  6. Leonor
    Oct 23, 2011 @ 14:28:01

    Excelente artículo mi querido Gus. No me extraña que tuvieses ese sueño durmiendo en el mismo sitio donde se ubica la pirámide, y espero que te vengan muchos más porque creo que será una forma de descubrir muchas más cosas.
    No sabía que en Canarias hubiesen pirámides, ni tampoco aquí en tu tierra, y no entiendo el por qué las quieren mantener en secreto, pues si lo planifican bien no tienen por qué deteriorarse por la acción de los turistas, sino que sería un medio para invertir dinero y conservarlas en buen estado. Pero en fin, ellos sabrán…
    Todo esto me hace pensar por enésima vez en las miles de cosas que habrán y sabrán y que nos tienen escondidas.

    Un abrazo grandote y muchas gracias por tus investigaciones que nos dan un poco más de luz sobre nuestra querida Tierra y sus culturas ancestrales.

    Responder

  7. Mapi
    Oct 23, 2011 @ 15:33:48

    He leído y releído este texto, y me pareció fantástico. Es hora que empecemos a enterarnos de nuestras riquezas culturales, en vez de “distraernos” con banalidades diarias, de los multimedios…. Será hora de despertar, y felicito a Gus que tan bien y sencillamente ha redactado una realidad, como que se siente viajar de repente por el tiempo y estar participando de este pueblo inteligente y a la vez lúcido habitante de Gaia…
    De más estar decir “quiero más”. Un abrazo y sigamos aprendiendo… Mapi

    Responder

  8. Julio MaGo
    Oct 23, 2011 @ 15:40:17

    Hola Gustavo, muy interesante tu relato, gracias por compartir tus inquietudes.
    El descubrimiento de América no fue tal cosa, los sacerdotes romanos y algunos gobiernos que no tenemos en cuenta hoy y existen en verdad planearon y ejecutaron una extinción y secuestro total de un continente todavía vivo y conocedor de el pasado y de su verdadero presente.
    Hubo una época remota de fraternidad global, en ese tiempo todas las criaturas o la gran mayoría… fueron gigantes, comparados a nuestra escala actual de referencia.
    Seres poderosos rediseñaron un cambio, los océanos y la Luna se añadieron en un acto de Marciana guerra egoísta, así nos cambiaron gravitación y biología, así se nos hizo ser reducidos, drásticamente.
    Los Gigantes o Titanes HUMANOS eran muy tecnológicos y multi planetarios, aquí vivieron principalmente en zonas muy rocosas y acantilados, pero el dato no conocido es que su hábitat estaba en lo que hoy esta bajo tres a cinco km de agua salada y por todo el planeta, eso fue hace mucho mucho tiempo, eso es historia antediluviana, anterior a el rapto que hoy sufrimos todos los seres humanos. Quizás pronto podamos difundir la verdad completa, de momento Matrix nos educa deseducándonos por SISTEMA.
    Gigantes fuimos y lo somos etéreamente todavía, gigantes seremos al despertar nuestras consciencias y entender o conocer nuestro linaje y pasado antediluviano, al entender que somos los herederos verdaderos de un futuro guardado en nuestro ADN, desde que los espíritus oscuros vinieron y esclavizaron este planeta de vida, el exterior de un planeta es libre ante el Cosmos vivo, es algo raro por poseer vida en su exterior y no en su interior… como es mas habitual, los que nos raptan de saber la verdad se han hecho traidores y dueños de algo que tendría que ser libre y universal, por ley Cósmica… , pero todo esto quizás es solo un sueño inducido, quizás no sea el momento de entenderlo.

    Responder

  9. Mara
    Oct 23, 2011 @ 16:27:48

    Estuve en el 2008 en el Shincal, hermoso, pero nos dijeron que había un lugar muy grande donde aún no podíamos pasar porque los estudiantes de Arqueología de La Plata aún no habían llegado a ese lugar y que sólo lo hacían unos pocos días al año porque no tenían ayuda económica alguna. No sé si es así o es solo para que no pasemos.
    Jamás creí que los españoles hayan encontrado salvajes. Acá hubno gente de conocimientos muy avanzados,.
    Gracias por su investigación!
    Cariños
    Mara

    Responder

  10. Carlos Puentedura
    Oct 23, 2011 @ 18:43:46

    Estimado Gustavo…haciendo eco de tu inquietud investigativa y considerando la manera que desarrollas estos temas pasare a contarte que en mi pago (Sgo del Estero) en una localidad cercana a Sgo(70km aprox) llamada Villa La Punta, al conversar con un amigo (Cesar Jimenez) me mencionò la existencia de camas solares que estarian no lejos del pueblo entre los cerrillos circundantes,al decir de mi amigo ,el señor del tiwanansuyo ,en la antiguedad vendria todos los años a tomar sol en estas camas solares de piedra a las que se le atribuirian propiedades curativas…Por mi parte ,cuando termine de arreglar mi vehiculo intentare llegar al lugar,fotografiarlo etc. y te comentare la experiencia….
    Recibe un gran abrazo desde Santiago .– Carlos Puentedura

    Responder

  11. jorge guaraglia
    Oct 24, 2011 @ 13:28:55

    Hermano Gustavo!!!…. como siempre excelente material !!!!, ya te mandaré mail privado pero si armás algo para ir a investigar eso a Catamarca cuenta conmigo para hacer una documental al respecto.
    Abrazo cargado de afecto.
    Jorge Guaraglia

    Responder

  12. Julio MaGo
    Oct 24, 2011 @ 14:35:43

    Hola Gustavo , por si te interesa te recomiendo mires acerca de las piramides gigantescas encontradas en Bosnia, son reales pero se intentan ocultar…, pues aqui en europa existen tambien piramides de epocas muy remotas, anteriores a la historia oficial admitida y con el mismo comun pasado tecnologico silenciado.

    Responder

  13. Lilianna
    Oct 25, 2011 @ 20:53:46

    Holaaa Gustavo!!!!
    Qué claridad en expansión!!!! Siempre asombrando con tus encuentros con tu Sabiduría, es lógico que la Pachamama te “muestre” lo que tiene en su seno… Y tampoco es de extrañar que sea en nuestra gran Argentina, tierra de Buenos Seres, y siempre disponibles para la tarea de re-unirnos con el Amor.
    Ése (Amor) al que te consagras en cada relato, expedición e investigación!!!
    Gracias gran SER!!!! Por tu tarea descomunal… tanta info… maravilla… y tu gran generosidad emociona. GRACIAS!!!!!
    En un encuentro… hace tiempo y a lo lejos, en una reunión, me enteré que en Tucumán habían Totems, y que los (ejem, sabios militares que tomaron el país) los destruyeron, no recuerdo con exactitud en dónde, pero era muy cerca de la capital…. ojalá te hayan hablado de ello, y es factible que vos puedas recopilar datos para tu experiencia… (perdón por la poca info. que te envío, aunque la gente que daba la conferencia, estaba relacionada con éstos temas profundos).
    Besosos Lilianna.

    Responder

    • Gustavo Fernández
      Oct 25, 2011 @ 22:59:30

      Gracias Lily por tus palabras. No son “toterms” sino “menhires”, no los destruyeron, sino que los mudaron de lugar, y es en El Mollar, cerca de Tafí del Valle, donde estuve el añpo pasado, te prometo que en estos días publico mi investigaciòn.
      Gracias por estar siempre ahí y toda tu buena onda, un abrazote!

      Responder

  14. Alejandro Valbuena
    Oct 26, 2011 @ 12:09:12

    Hola Gustavo

    Recibe un fraternal abrazo “rompehuesos” desde Colombia, no habia tenido la oporunidad de leer tu articulo, lo acabo de hacer ahora en la mañana.

    Mas que interesante (que de por sí lo es) el articulo es muy ilustrativo, ustedes los argentinos estan bendecidos con esa hermosa tierra llena de maravilas que es la Argentina, el problema de ustedes como de nosotros los colombianos es que estamos llenos de politicos.

    No solamente hay pramides en Argentina, hay 2 portales dimensionales como tu bien lo sabes y uno de ellos es la entrada a la ciudad intraterrena de Erks y estos portales en un futuro cercano van a jugar un papel trascendental en acontecimientos que se acercan y también está el profeta Parravacini (no sé si es la ortografia correcta de su apellido), que dió muchas luces del futuro. La Argentina va a tener un papel tan protagonico y gigantesco en el futuro inmediato del mundo que ni ustedes los mismos agentinos se dan cuenta (quiero decir la gran mayoria), por eso digo con muchos que saben, que es una tierra bendita.

    Respecto a la seremonia a la que haces referencia de un sacerdote con pieles de tigre o jaguar y una doncella bailando con pieles de serpiente no era una danza de “salvajes” como muchos sostienen, ni era para apaciguar dioses; esta danza tiene un significado mas profundo y si se quiere esoterico pues es la representación que hacian nuestros antepasados “ignorantes”, de la unión del intelecto y la fuerza viril con la Kundalini (que en todas la tradiciones antiguas siempre se representó con forma de serpiente, pues es un “fuego” que nace en la base de columna y asciende hasta el cerebro a través de la medula espìnal), y asi, dar despertar al ser espiritual que llevamos todos y muchas cosas mas.

    Volviendo al tema de las piramides, no es mas si no recordar que la famosa piramide de “Keops”, que no era de Keops, ni se construyó en los años que dicen los arqueologos, ni se hizo a punta de esclavos cargando monumentales bloques de granito (si serán ingenuos estos arqueologos y egiptologos) y sus vecinas son una representación fiel de Orion y las pleyades.

    Cabe recordar en que en la época de Atlantis los sabios de ese entonces tenian concimientos prodigiosos y que influenciaron a la mayor parte del planeta en muchos temas entre otros en los sistemas de construcción.

    Los “sabios” niegan la existencia de grandiosas civilizaciones que estuvieron en continentes ya desparecidos (Atlantida y Lemuria, los mas conocidos); y si no reconocen esto y siguen dando explicaciones peregrinas respecto a las piramides y otros temas es muy improbable que anuncien con bombos y platillos las existencia de la piramides y otras “cositas” en Argentina.

    Y así como tú dices “lo del imperialismo intelectual al que se ha visto reiteradamente sometida nuestra identidad” tu eres muy benevolente, yo diria que no es un imperialismo, si no que nos la cortaron de un tajo, nos la secuestraron y la robaron.

    Bueno querido Gustavo, muchas gracias por darme espacio para estas lineas, no conozco Argentina pero quiero ir muy pronto y visitar especialmente a Bariloche, al Uritorco y sus alredesores y tu Provincia de Entre Rios y tener el placer de conocerte.

    Gracias por tus esfuerzos investigativos, yo sé que no es fácil.

    Fraternal Saludo

    Tu amigo

    Alejandro

    Responder

  15. javier almeida
    Oct 26, 2011 @ 17:38:45

    gracias, me gustaria ir a shincal,hay tantas cosas por aprender,un abrazo.

    Responder

  16. Carlos
    Oct 27, 2011 @ 23:35:18

    Me encanto el relato Gustavo, gracias y ojala algun dia sobre un poco mas de tiempo y recursos para ir a recorrer todo eso.
    Saludos desde Orlando, FL.
    Carlos.

    Responder

  17. miriam armida
    Nov 01, 2011 @ 17:32:44

    casualmente, en andalgalá hay un terrible problema por la minería a cielo abierto. es casualidad? en dónde estan ubicadas las pirámides en argentina? saludos.

    Responder

  18. Juan Acevedo Peinado
    Nov 16, 2011 @ 13:10:43

    Muy buena tu nota Gustavo, nos encantaría obtener tu aprobación para poder publicarla en nuestra página http://www.otorongowasi.com.ar nosotros venimos realizando un trabajo sostenido desde hace 8 años en el Centro Ceremonial y Arqueológico del Shinkal de Quimivil, donde llevamos adelante la festividad del Inty Raymi todos los años para el 21 de Junio, como te imaginaras llevamos esta pirámide escalonada en el centro de nuestros corazones!!! Gracias por tu nota y cuenta con nosotros para lo que pudieses necesitar.
    Juan Acevedo Peinado

    Responder

  19. Viviana
    Sep 15, 2012 @ 11:23:41

    Hola ! Vivo en Alemania hace un tiempo y me parece lamentable que nadie (salvo vos) difunda esto……..porque no te pones en contacto con algun canal de TV,p.ej. ARTE o DISCOVERY,,ellos eguro tienen interes en que hagas una pelicula o algunos cortos mostrando una parte hermosa de nuestro planeta que poca gente conoce. Y seguro tambien te apoyan financieramente, o encuentran esponsores.

    Responder

    • Gustavo Fernández
      Sep 15, 2012 @ 20:31:44

      Hola Viviana!. En primer lugar, gracias por tu buena predisposiciòn. Quizás, convivir con los europeos te hace ver las cosas de una manera…. diferente. Porque eso hace años que lo he hecho y, ¿sabés qué?. A ellos no les interesa que uno proponga temas; ellos reciben las directivas de USA sobre qué temas hay que tratar y nos contactan -a los investigadores- para ver cómo encajamos en sus modelos de producciòn. Sí, por cierto, te reciben el material amablemente, avisan que lo van a cursar a sus superiores, que “cualquier novedad te llamamos”…. y así queda todo. Parece incríble, pero los temas no importan por su naturaleza implícita, sino por estar acordes a las políticas editoriales de turno….
      Un abrazote.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Facebook de Gustavo Fernández

A %d blogueros les gusta esto: